Democracia lenta pero segura


28/11/2011 – Alberto Serrano Martín

El fallido intento de atentado ayer contra el primer ministro libio Abderrahim al Kib ha encendido de nuevo las alarmas sobre el devenir de la era post-Gadafi en Libia. Sin embargo, lo cierto es que cuesta mucho que un país sumido en las tinieblas de una cruel dictadura abra sus ojos a la democracia y no pestañeé ni dé bandazos de ciego. Su iris debe acostumbrarse poco a poco al inmenso foco de luz que les puede servir de guía. Ese lucero llamado libertad.

La historia de nuestro país nos sitúa en una posición privilegiada para entender el sentimiento reinante en Libia. Tras más de 41 años de sometimiento a la  voluble voluntad del sátrapa más excéntrico, confluyen muchos intereses divergentes que tratan de imponerse. La analogía con la dictadura franquista es sorprendentemente precisa. La virtud de ambos líderes fue su capacidad para adaptarse a cada momento y saber aprovechar las oportunidades.

De este modo, las tendencias filo-nacional socialistas y filo-fascistas fueron contundentemente negadas cuando Estados Unidos nos ofreció la posibilidad de abandonar la autarquía. Entonces se reivindicaron más que nunca los crucifijos y el brazo en alto adquiría un significado más campechano, llegando a modificar incluso películas anteriores (“Rojo y Negro”). Gadafi tuvo un proceder análogo. Lo mismo se condenaba a la autarquía internacional como recibía en su jaima a Silvio Berlusconi, Tony Blair y José María Aznar.

Pese a todo, las diferencias son más que evidentes. Franco murió en la cama, aunque su régimen ya se encontraba decrépito y agonizante. Gadafi murió ejecutado por su pueblo en connivencia con la OTAN, en definitiva, con sus, hasta no hace tanto, amigos. Lejos quedan los días en que el M16 y la CIA colaboraban para interrogar (y torturar) a “sospechosos” de pertenecer a la red terrorista Al Qaeda.

Pero la OTAN ya ha formulado su decisión de retirar las tropas y Libia se enfrenta a un gran reto: partir de cero. Tampoco podemos seguir con la analogía en este punto puesto que en España los cimientos democráticos habían comenzado a construirse antes de la muerte del “generalísimo”. Pero el reto era hacer comprender los valores democráticos a las personas procedentes de ese franquismo y conseguir su colaboración en un frente común. A este propósito sirvió una larga transición que todavía deja sus secuelas (puede que 34 años sean suficientes para cambiar una ley electoral que ya no sirve a sus propósitos iniciales).

De igual forma, Libia se enfrenta al reto de conseguir la colaboración de toda la sociedad. La venganza no tiene (no debería) cabida en una democracia. Se debe contar con los leales a Gadafi, con los tuaregs y los bereberes. Pese a acontecimientos como el intento de atentado contra el primer ministro libio Abderrahim al Kib, el camino que se está tomando es el adecuado, lento pero seguro. No se puede esperar que de la noche a la mañana toda la sociedad deseche el pesado influjo de una ideología delirante como la de “el libro verde”, que adoctrinaba y enseñaba a no pensar y abracen los valores modernos. Al fin y al cabo en una guerra civil como la que ha tenido lugar, las heridas siempre son muy grandes (de eso también sabemos un rato) y no conviene echar sal y vinagre sobre ellas. Es recomendable recordar que en el lugar del frustrado atentado no hace ni tres meses que se proyectaba una gran fiesta de “Eid al Fitr” (fin del Ramadán) en conmemoración de un aniversario que nunca llegó a celebrarse: el 42 cumpleaños del golpe de estado del malogrado coronel Gadafi.

Anuncios

Una respuesta a “Democracia lenta pero segura

  1. Pingback: Democracia lenta y segura·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s