Un tupido velo de hipocresía

Cuando los primeros grupos de homínidos salieron de sus cuevas y se encontraron con otros colectivos, sintieron miedo, preocupación. Ese temor se acrecentaba cuando comprobaron que esos “otros” tenían hábitos y costumbres distintas, y desembocó en un odio visceral. Se trata de una historia antigua que sigue estando presente en nuestra sociedad demócrata y libre. Exponía Carlos Herrera en un artículo de ABC que “Todos somos racistas. Y, además, nosotros, que tenemos el medio y el parné, clasistas”. Un argumento falaz basado en unas premisas poco justificables y nada aplicables al común de los mortales.

Leer Artículo →